Nadar contra la corriente

La radicalización de un sector del régimen y de la oposición , cierra cualquier salida acordada e impide la transición , por la vía pacífica y electoral . Atreverse a plantear cualquier vía distinta es arriesgarse a ser tildado de traidor o colaboracionista , así están las cosas en nuestro país , azotado por la peor crisis política, social y humanitaria desde nuestra guerra de independencia.

Lo peor de todo , es que algunos dirigentes se esconden detrás de ese radicalismo , para acusar a sus adversarios , tratando de destruirlos y exponerlos al escarnio público ; esa conducta , a mi entender , es la peor de las miserias humanas.

Mientras más oscura es la noche , más resalta un cocullo de luz en las tinieblas , para nosotros , los Demócratas Cristianos , la salida tiene que ser pacífica , democrática y electoral , la violencia y la imposición de un sector del país al resto , es contrario a nuestros valores humanistas cristianos.

La crisis humanitaria es insostenible , la primera víctima es nuestro pueblo , sin comida ni medicinas y el colapso de los servicios básicos , la anarquía se impondrá y la República entrará en un laberinto de escenarios inciertos.

No debamos temer la ira de los radicales , los grandes hombres impusieron sus principios y valores nadando contra la corriente , los líderes son para eso , no para esconderse en mayorías amorfas , si no para asumir con valentía la defensa de lo que consideran justo , de acuerdo con sus principios .

Antonio Calviño /Primer Vicepresidente Nacional del Partido Demócrata Cristiano Copei .

Categorías Opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.