Acostumbrarnos a lo peor

Nunca más regresaremos a la opulencia

Por Santos García Zapata

No se deben sembrar falsas ilusiones en el pueblo; bajo ningún gobierno será fácil e indolora la salida de la terrible crisis que padecemos. Pasaran entre cinco y diez años más de sacrificios. Si el pueblo se organiza podrá tener algunas mejoras en adquirir los alimentos de la dieta básica y mejor servicio asistencial público.

No se trata de combatir la elevación de los precios eso sería banalizarlo todo, de lo que se trata es de exigir salarios dignos y luchar por la RENTA MINIMA si bien con un cambio de gobierno los entes crediticios internacionales prestaran dinero sus condiciones será iguales a las que han exigido a todos los países.

Si Rusia, Cuba y China fundamentalmente se preocupan por sus intereses económicos no debemos creer, sería el colmo de la ingenuidad, que el gobierno de USA intervendrá por amor a la democracia.

Obviamente los poderosos factores económicos venezolanos no perderán bajo ningún gobierno su influencia desearan apropiarse de la mayoría de ese dinero de una forma hábil, hipócrita, elegante por eso el pueblo debe organizarse en la base y luchar por sus intereses de una forma constante y hábil. Reconstruir democráticamente los sindicatos y democratizar el funcionamiento de los Consejos Comunales. Exigir una verdadera ley y organizar a todos los niveles una autentica CONTRALORIA SOCIAL.

La única manera de reducir y acabar con la hiperinflación –aparte de aumentar la producción- es sincerando los precios; poner todos los productos y los servicios a precios internacionales, eso será dramático, pero relativamente fácil; el gobierno de Nicolás Maduro se está moviendo en esa dirección y el próximo gobierno así sea el de un José Gregorio Hernández seguirá de una manera más radical en esa dirección.

La bolsa CLAP en muchos sitios subió de Bs. 3.000 a Bs. 35.000 y la bombona pequeña de gas la están vendiendo a Bs.5.000; eso es solo el comienzo.

Vendrá más temprano que tarde la gasolina a precios internacionales es decir entre Bs. 4.000 a Bs. 5.000 el litro, eso será traumático, Nicolás Maduro ha intentado hacerlo desde hace tres años, pero un próximo gobierno lo hará sin el mínimo titubeo.

El plan mínimo para los teléfonos celulares estará entre 30.000 y 35.000 bolívares; descenderá mínimo en un 50 % el número de personas que usara celulares inteligentes; éramos uno de los países con mayor número per cápita de celulares inteligentes en el mundo.

En un próximo gobierno el precio del servicio eléctrico subirá en un mil por ciento. El transporte público subirá sus tarifas como mínimo un 500 % para poder cubrir los costos de los repuestos y de la gasolina.

Se reducirá en más de un 70 % el uso de DirecTV y de televisión por cable.

Nunca más los precios del petróleo serán los de años anteriores; eso dará inicio de la finalización de la economía rentista que ha caracterizado el país en los últimos 70 años. Miles de profesionales –los más preparados y eficientes- necesarios para reconstruir el país no regresarán.

Categorías Opinión

1 comentario en “Acostumbrarnos a lo peor”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.