Aquí no hay socialismo ni revolución

Por Santos García Zapata

El multimillonario conglomerado POLAR con Lorenzo Mendoza a la cabeza, los banqueros con Juan Carlos Escotet, varios centenares de capitalistas importadores se han enormemente, groseramente, grotescamente beneficiados económicamente de los 20 años de gobierno chavista junto con altos jerarcas y unos centenares de bolichicos se han apropiado de todos los mejores negocios creciendo desmedidamente sus fortunas. Una voraz y corrupta burocracia ha desvirtuado, (vaciado de contenido) los multimillonarios programas sociales. Programa sociales que se disfumaron en el más vulgar y odioso clientelismo. Las empresas del estado han perdido miles de millones de dólares no solo mal administradas ya que la palabra adecuada es saqueadas; todo esto ha sido parcialmente reconocido por algunos altos dirigentes del PSUV y el mismo Presidente Nicolás Maduro.

GOBIERNO GATOPARDIANO EN EXCESO

El «gatopardismo» es en ciencias políticas el «cambiar todo para que nada cambie». La cita original expresa la siguiente contradicción aparente: «Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie«. Ponerle el apellido de socialista a una empresa del estado no la convierte ni en socialista ni en revolucionaria. Todo los cambios idiomáticos que ha hecho el gobierno son solo un burdo maquillaje, en muchos casos ridículos, cursis. Tenemos una oposición desorganizada, en manos/patrocinada por los Amos del Valle (María Corina y Cía) y otra la de los bolichicos (Leopoldo López , Juan Guaido y Cia) y una legión de miles de imbéciles en las redes sociales que confunden todo, enredan todo con sus banalidades, chambonadas, manejan al igual que los chavistas los Fake News ; son contraproducentes en exceso. Nunca serán una fuerza integradora de la sociedad, serán cuando mucho una parte de la nación. Nada más.

VENEZUELA NUNCA MAS VOLVERA AL PASADO

Muchos sueñan con regresar a la IV República y otros a los prósperos años del 2006 al 2012, irresponsablemente Juan Guaido define como Milagro Económico lo que vendrá después de Nicolás Maduro. El gobierno venezolano en los próximos 10/15 años no podrá invertir ni tendrá dinero para restaurar la planta física del estado. Todos los servicios públicos hasta la recolección de los desechos sólidos serán privatizados; no hay otro camino, no existe otra solución. En nuestra región tendremos que acostúmbranos a convivir con el Puerto, Aeropuerto, CANTV, CORPOELEC, HIDROCAPITAL privatizados. Para que el gobierno regional no sea un mero apéndice de estos intereses o los dirigentes de los partidos políticos unas comparsas deberá haber una profunda renovación a fondo en todos los órdenes sociales, políticos, culturales y morales. Esta dinámica que generar la nueva realidad soltara/desatara/liberara a la política que hoy luce atrapada en la frustración, el negativismo, el cinismo y la desesperación.

Tenemos también una Constitución retorica pero inadecuada al nuevo país que próximamente surgirá. Habrá que realizar una profunda REINSTITUCIONALIZACIÓN de todas las instituciones del estado: obviamente no tenemos capacidad de hacerlo, pero tanteando se caminara hacia ese objetivo que es urgente.

La única manera de frenar la corrupción será automatizando toda las actividades públicas. La automatización no solo se trata de ahorrar tiempo o dinero es por se transparente.

AUTOMATIZACION DE LA FUNCION PÚBLICA

Que los ciudadanos disfruten de las ventajas de hacer sus trámites desde sus casas u oficinas sin que tengan que invertir tiempo en acudir personalmente a las oficinas públicas, fortaleciendo así el gobierno electrónico.

Utilizar los nuevos mecanismos de participación ciudadana que ofrece la interconexión. Desde la manifestación de opiniones y voluntades, como la demanda de rendición de cuentas o la obtención de primera mano de información gubernamental en aras de la transparencia son opciones que tiene el ciudadano con acceso a Internet.

Categorías Opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.