En Buena Lid / Joao Da Silva

Saludos a la gran familia venezolana.

El abordaje del sistema educativo en Venezuela, significa reconocer sin evasivas, que desde hace muchos años ha venido acumulando graves debilidades.

Con sumo pesar, encontramos una significativa población de egresados de educación secundaria, que presenta profundas carencias en el dominio de la lengua materna, fallas evidentes en el desarrollo de las operaciones lógicomatemáticas básicas y un rotundo vacío en el ámbito de los valores. Sobrarán excusas para argumentar o remendar tan vergonzoso capote, que transcurre en la tierra de Simón Rodríguez, Andrés Bello, Luís Beltrán Prieto, entre otros.

Ahora bién, con tantos vacíos en su formación, a nuestros bachilleres se les hace cuesta arriba alcanzar un desarrollo integral ulterior.

En este sentido, tanto la débil formación académica como las insuficiencias en las herramientas elementales presentes en los egresados de secundaria, representan elementos que perturban notablemente su autoestima.

La educación venezolana, asumida como un derecho humano debe considerar esa debilidad, porque se compromete el desarrollo de la personalidad y no se está garantizando una sólida formación ética.

Para lograr que el estudiante desarrolle una actitud crítica, que le permita participar diligentemente en la transformación positiva del país, propongo impulsar espacios para la reorientación de los procesos educativos, análisis crítico del quehacer docente y revisión exhaustiva de los contenidos programáticos.

Otro aspecto a considerar, es la identificación de las necesidades básicas de los grupos de estudiantes, lo cual resulta imperioso para el establecimiento de criterios puntuales en su formación.

En el caso específico de la región varguense, el contexto territorial del estudiante tiene peso relevante en la determinación de su acervo cultural.

Al respecto, resulta imperioso revitalizar las manifestaciones y tradiciones que fortalezcan su identidad y sentido de pertenencia local.

Asimismo, los estudiantes deben aprender y conocer la utilidad de los conocimientos, para ir construyendo su proyección de vida.

Definitivamente, la superación de las deficiencias presentes en el sistema educativo venezolano, implica aclarar un oscuro panorama y de esta manera garantizar la formación de ciudadanos aptos para la participación activa en la sociedad.

Con fe, esperanza y optimismo venceremos las sombras. Hasta la próxima.

TWITEER: @JoaoPDaSilvaL

INSTAGRAM: @abogadojoaodasilva

FACEBOOK: Joao Da Silva

CORREO: [email protected]

Categorías Opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.