TIBURONES DE LA GUAIRA BLANQUEÓ A CARDENALES Y AVANZÓ A LA POSTEMPORADA

Pedro Felipe Hernández | Prensa LVBP / Caracas-. Ganar es una cosa, pero clasificarse es otra. Tiburones de La Guaira no sentía la satisfacción de meterse en la fiesta de enero desde la campaña 2015-2016, pero al imponerse 6 a 0 a Cardenales de Lara y combinarse con el resultado de Valencia, los escualos celebraron. Antes debieron esperar hasta el último out del duelo en el que salió airoso Bravos de Margarita contra Navegantes del Magallanes.

Los 27 outs estaban completos en la pizarra del Estadio Universitario. Los larenses se montaron en su autobús, pero los jugadores de los salados se quedaron en el terreno de juego con espumosas en mano y aguardando la finalización del desafío en el Estadio José Bernardo Pérez. La espera pareció eterna, aunque el entusiasmo se hizo presente. Cada out de los bateadores turcos eran festejados, uno más fuerte que otro. Pero cuando al fin llegó, la samba y los gritos retumbaron en el recinto de Los Chaguaramos.

“La armonía cambió muchas cosas. El equipo se engranó, creo que esa es la clave. Hemos logrado el primer paso, vamos por el segundo. Contento por todas las cosas que han hecho estos muchachos. Sé que se merecen esto y mucho más”, comentó el manager de La Guaira, Renny Osuna, empapado de algarabía.

La rumba guairista comenzó desde temprano. El ataque de la ofensiva local madrugó al abridor Williams Pérez en el primer episodio, cuando cayeron tres carreras en el marcador. Edgar Durán sonó sencillo por el patio izquierdo e impulsó a Junior Sosa. Luego, Luis Villegas conectó línea productora de dos anotaciones.

El dominio del dominicano Ángel Ventura fue acompañado por el ataque de sus compañeros. Junior Sosa colocó la cuarta del resultado con línea en el cuarto tramo. Después, Alberto González fabricó la quinta de los litoralenses con boleto negociado, mientras las bases estaban repletas.

El dominicano Ángel Ventura cubrió siete entradas completas. Mantuvo a los bates crepusculares dormidos hasta el quinto tramo, cuando Yohjan Quevedo soltó el primer imparable de su equipo. El quisqueyano ponchó a seis bateadores durante su excelsa labor monticular con 72 envíos realizados, 52 en strike. No otorgó boletos.

“Para estos juegos había estado preparado. Mis ajustes siempre han sido estar confiado y saber que yo puedo ser mejor que cualquiera”, soltó el derecho que mejoró su récord a 3-2.

En la parte baja del séptimo, Danry Vásquez se fue a las gradas central con largo metrallazo, que desde el momento del impacto con la blanca pelota todos los presentes sabían dónde iba a aterrizar. Fue el quinto cuadrangular de la temporada para el mirandino.

“Yo realmente no sabía que la pelota se había ido del parque, porque el jardinero central (Yordanys) Linares es muy bueno en la defensa y pensé que podía agarrarla por ir en línea, pero no fue así y lo mejor es que pude ayudar a mi equipo”, confesó el patrullero al final del encuentro.

El duelo finalizó con Gregory Infante en la lomita. Aunque el derecho no tenía opción de salvado, recetó par de ponches para bajar el telón en la UCV.

“Clasificamos. Mañana es otro día. Mañana vamos a pensar. Pero el objetivo es llegar de primero, ellos están conscientes de lo que podemos hacer están tranquilos. Lo importante es que siga la armonía”, finalizó Osuna.

La Guaira que ganó su tercer juego seguido y el sexto en sus últimos 10, se colocó a un juego del puntero Águilas del Zulia.

DESDE EL TERRENO

Tiburones se metió en la postemporada, aunque aún no tiene claro cuál departamento del equipo reforzará cuando inicien los playoffs. “Ahorita no sé. Estoy celebrando. Los muchachos están contentos. Vamos a esperar y ver qué es lo mejor para el equipo”, enfatizó el manager Renny Osuna.

EN CIFRAS

Es el primer blanqueo que recibe la novena crepuscular en la temporada… El encuentro tuvo una duración de 2 horas y 58 minutos.

Categorías Deportes

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.