Morella, la mujer que estuvo 31 años raptada por “el gordo Mathías” en Maracay

Por Yohana Marra @yohanamarra 5 febrero, 2020

Por más de tres décadas la víctima de 49 años estuvo sometida y bajo amenaza de muerte por Mathías Enrique Salazar Moure, en un apartamento del Conjunto Residencial Los Mangos (Aragua). Luego de que ella escapara se conoció que tres mujeres más también estaban en cautiverio, entre ellas la esposa de Salazar, quien tenía 32 años desaparecida.

Caracas. La vida de Morella* se detuvo el 23 de diciembre 1988. Ese día su novio, Mathías Enrique Salazar Moure, de 23 años para entonces, la raptó. Le propuso huir de su familia bajo la excusa de que no lo aceptaban y una vez se encontraron en el terminal de Valencia (Carabobo) la amenazó.

Morella pasó 31 años encerrada en un apartamento del piso 4 de la torre C en el Conjunto Residencial Los Mangos, en la avenida Constitución de Maracay (Aragua). No podía ver la luz del día ni asomarse a la ventana. Estuvo más de tres décadas en la oscuridad, oyendo la radio y viendo canales regionales en la televisión.

El apartamento no tenía sócates, cuando se ocultaba el sol quedaba a oscuras. Las cortinas eran gruesas, no podía hacer ruido y las pocas veces que los vecinos escucharon algo Mathías respondió que era la señora de limpieza.

Morella
Mathías Salazar, de 56 años. La fotografía no es actual. Cortesía

Su captor, conocido por los vecinos como “el gordo Mathías”, no vivía con ella. La visitaba para darle de comer un menú que en todo ese tiempo no varió: arroz, huevos o lentejas, para abusar sexualmente de ella, amenazarla o propinarle severas golpizas. Si no accedía a tener sexo con él, la privaba de agua o alimentos.

Morella comenzó su relación con Mathías cuando tenía 17 años y él 23. La joven apenas había culminado el bachillerato. Su familia no lo quería porque ya se había mostrado agresivo. Un año después el hombre le propuso irse de Valencia con la excusa de “luchar por su amor”. 

Llegaron a un hotel del estado Aragua ya bajo amenazas de muerte. Al poco tiempo la llevó a otro donde permaneció entre seis y ocho meses, pero para no levantar sospechas la trasladó a una vivienda en el barrio La Coromoto y luego a otra en el sector Los Samanes. 18 años los pasó en Los Mangos.

Morella
Los familiares recibieron mensajes en las redes sociales

La golpeaba mucho, la amenazaba y la traumatizó tanto que ella tenía miedo de levantarse. En dos oportunidades él dejó unas llaves, que no eran las del apartamento, y ella intentó abrir la puerta, pero él al regresar se dio cuenta y las golpizas fueron brutales. Ella ya tenía miedo de hacer cualquier cosa y que él la matara”, contó a Crónica.Uno Óscar Hernández, sobrino de la víctima. 

El 24 de enero de 2020 Morella, de 49 años, volvió a ver unas llaves en el apartamento mientras Mathías no estaba. Probó en la cerradura y, a diferencia de las oportunidades anteriores, estas sí abrieron. Escapó

Caminó durante dos horas. Su ruta, aunque desconocida, era muy clara: el Instituto de La Mujer del estado Aragua. En una de las tantas veces que pasó el día escuchando radio prestó atención a un programa de violencia contra la mujer y grabó en su mente el nombre de esa institución

Relató su vida de terror a dos funcionarias del instituto (se omiten sus nombres por petición de los afectados) pero no le creyeron. Sin embargo, otra trabajadora del ente la escuchó con atención y se dio cuenta de que no mentía. La ayudó, la llevó a su casa y remitió el caso al Ministerio Público. 

La búsqueda que no cesó 

La madre de Morella falleció hace ocho años. Nunca perdió la esperanza de que su hija estuviera viva. Por eso jamás se mudó ni cambió el número telefónico. Su casa de Valencia era la única dirección que Morella nunca olvidó durante los 31 años de cautiverio. Lee tambiénFemicidios de venezolanas en el exterior ocurren en un contexto de vulnerabilidad legal

Su familia denunció su desaparición ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). Poco sabían del muchacho que raptó a Morella. Buscando información y atando cabos dieron con la dirección de su casa: el sector Las Mayas de El Limón, en Maracay.

Su mamá estaba en la casa y dijo que no sabía nada, que lo dejáramos tranquilo. Mathías mantuvo a mi tía aislada completamente, de ella no había registros en el Consejo Nacional Electoral, en un banco, o algún rastro público.

En la comunidad era un secreto a voces que el “gordo Mathías” tenía a una mujer sometida en su casa, con todo, nadie denunció. En dos ocasiones algún vecino se atrevió a hablar con la policía y los funcionarios acudieron hasta el inmueble donde estaba Morella, pero las amenazas lograron que ella desmintiera la información a los efectivos, quienes se retiraban sin investigar más allá.

Morella

Cada vez que él escuchaba muchos rumores, que sabía que se estaba hablando, la movía de sitio.

La familia siempre mantuvo la fe de hallar viva a Morella. El domingo 26 de enero de 2020 cuando la policía se presentó en casa creyeron que llegaban con malas noticias.

Me preguntaron si era familiar de la señora Morella y yo me asusté, pensé que me iban a decir que habían encontrado su cuerpo. Pero no fue así, estaba viva. Y el lunes la fuimos a buscar, fue un momento muy emotivo. Yo no conocía a mi tía, pero siempre se hablaba de ella.

Morella
Comentarios que recibieron los familiares de Morella. Cortesía
La detención del “gordo Mathías”

Mathías acudió a la fiscalía a denunciar que supuestamente habían secuestrado a su “esposa”. Al retirarse se encontró con Morella y se acercó a amenazarla. “¡Cuidado con lo que dices!”

Morella gritó por ayuda y el hombre de 56 años fue detenido. Actualmente, está en la cárcel de Alayón, luego de que le dictaran medida privativa de libertad. En 45 días esperan la audiencia preliminar. 

Al “gordo Mathías” le imputaron por los delitos de violencia sexual, esclavitud sexual, inducción al suicidio y violencia psicológica. Los exámenes practicados a la víctima, por orden de la fiscalía, confirmaron lo anterior.

Tres víctimas más en cautiverio

Luego de que la familia de Morella diera a conocer el caso, por las redes sociales recibieron comentarios de vecinos que siempre sospecharon que el “gordo Mathías” encerraba a mujeres. Hay otras tres víctimas confirmadas.

La primera mujer es su esposa. Ella estuvo 32 años en cautiverio en la casa materna de Mathías, en el sector Las Mayas. 

Era custodiada por su mamá y se investiga si esta le suministró alguna sustancia psicotrópica.

La segunda víctima la raptó hace 23 años, usó un arma de fuego para someterla. Durante la privación de libertad la mujer quedó embarazada de una niña, que actualmente tiene 20 años.

La joven, tercera víctima del “gordo Mathías”, fue al colegio porque su papá la buscaba y llevaba. No la dejaba tener amistades ni salir de su casa y lo describió como un hombre agresivo. Actualmente, la muchacha es estudiante universitaria.

Mathías vivía con esta mujer y su hija en la torre B del Conjunto Residencial Los Mangos. Desde ese balcón mantenía vigilada a Morella en la torre de en frente

De regreso a la vida

Morella es asistida por un equipo multidisciplinario de especialistas. Presenta un cuadro de desnutrición que se está tratando y carencia de vitaminas. Psicólogos y psiquiatras han estado cerca de la víctima. 

Su familia quiso complacerla con una petición inmediatamente después del reencuentro: Morella pidió ver una película de Disney, Pocahontas, estrenada en 1995. 

Nos pide permiso para todo, para sentarse, para asomarse a la ventana. No puede dormir bien, aunque poco a poco ha ido logrando hacerlo mejor. Mi tía quiere rehacer su vida, poco a poco vamos a ayudarla

Aunque las investigaciones se mantienen y el caso está a cargo de la fiscal 25 del estado Aragua, Katherine Botardo, temen que la corrupción empañe la justicia y el “gordo Mathías” quede en libertad. 

El llamado es a todas las autoridades para que se logre justicia. También hacemos un llamado a todas las personas que sepan de casos de violencia contra la mujer para que denuncien estas situaciones y a las instituciones para que capaciten mejor a sus funcionarios y sepan cómo actuar ante estos casos. No es posible que el caso de mi tía lo trataran de desvirtuar y creer que era un chisme.

Morella, tras su cautiverio, ha conocido las ventajas de internet y hasta de escribir o enviar un mensaje de texto, cosas que no supo hasta que escapó.

(*) Se omitió el apellido de la víctima por medidas de seguridad. 

Categorías Sucesos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.