La legión de imbéciles se lució con el coronavirus

Santos García Zapata

“Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban solo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los idiotas». Quien afirma esto es Umberto Eco uno de los hombres más cultos del mundo fallecido recientemente.

Con el CORONAVIRUS se desataron miles y cientos de miles de opiniones y recetas de esta legión de idiotas en pos de un desmedido afán por hacerse notar. Lo mismo referente a la política son los principales consumidores de los fake news. Para entender a los imbéciles no vamos a remontarnos a Federico Hegel o a Francis Fukuyama pero podemos tomar ese deseo irresistible de gran parte de la clase media y de muchos marginales: “la lucha del ser humano por el reconocimiento” . En muchos es una especie de terrible complejo de inferioridad social que regresando a las alturas en Francia los definen muy bien como Épater la bourgeoisie. Como ese afán de asombrar, asustar buscar escandalizar al “poderoso”.

Hoy cuando estamos en camino de cambios muy profundos hay que ser claros, nítidos.

Finalizo con una profética frase de Ramón Guillermo Aveledo del año 1995 “Venezuela esta cambiando. Los síntomas de ese cambio no son todos visibles. Las novedades que trae vienen con su carga de promesas y peligros. No hay cambios inocuos”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.