Lo insólito es pensar en Venezuela

Santos García Zapata.- La polarización obliga a pensar en pequeño, con mezquindad, a no reconocer lo bueno donde quiere que se encuentre. La polarización conduce a la podredumbre del pensamiento humano que es el maniqueísmo.

Esta campaña electoral tendrá una característica que nunca han tenidos otras campañas; la inquieta/inédita/explosiva realidad social  obligara a los dos principales candidatos a plantear ideas, proyectos y por primer vez comparar modelos. Ambos deben establecer diferencias, los obligan los sectores del PSUV que sabotean en sordina a Nicolás Maduro y al candidato  Henry Falcón lo obligan los abstencionistas; los  dirigentes de los partidos derechistas Primera Justicia y Voluntad Popular.

Nunca antes los dos bandos (oposición- oficialismo)  estaban atentos a oír de ambos candidatos  propuestas; por primera vez un rival del PSUV no utilizara la diatriba ni los insultos sino será directo en sus apreciaciones obligando a la reciprocidad.

Los mejores del PSUV que  son mayoría y los mejores de la oposición; ambos son mayorías podrán escuchar con atención el debate electoral.

Tanto un chavista de base como un opositor de base deberían de estar contentos de que por primera vez en 18 años o quizás en 55 años se vislumbra una luz al final del túnel. Ambas candidaturas están más allá de los partidos que los postulan, entender esto es comprender que es una situación inédita. Hay saboteadores de bando y bando que harán lo imposible para romper eso, para ensuciar la campaña: hay que aislarlos.

 

 

Categorías Vargas