Los Retos del 2019

DESDE LA CONCIENCIA

Por: Ignacio Buznego Escobar

Finaliza el 2018 año de controversias, un año que se enmarco en la cruenta guerra que persiste en la sociedad entre dos modelos antagónicos, y en el medio de esta batalla se encuentra un pueblo que exige soluciones más que ilusiones, aunque más que esperar soluciones debemos ser nosotros mismo la sociedad parte de esa soluciones que esperamos.

Un año que presento los mayores índices de emigración de venezolanos a otros países en busca de mejores condiciones de vida, muy parecido a la diáspora evidenciada en las diferentes guerras que ha sido testigo la humanidad, dándole la razón a la tesis de la guerra de la que está siendo objeto nuestro país, una guerra no convencional que no hace explotar una bomba pero que socaba la moral de una sociedad, de un país entero y que busca directamente fomentar más que una explosión una implosión social. Ahora la reflexión a la que puedo someter al lector es simple, ¿es la situación actual total culpa de la guerra económica? o provocada por acciones realizadas en el pasado. Es imprescindible en situaciones adversas en la que nos podamos encontrar en nuestra vida individual asumir la responsabilidad de reconocer fundamentalmente que nos llevó a dicha situación y reconociendo que somos epicentro de nuestra realidad debemos identificar principalmente que se está haciendo para atraer a nuestras vidas esas situaciones adversas, porque aunque el filósofo José Ortega y Gasset nos dice “yo soy yo y mis circunstancias”, refiriéndose a que no todo lo que sucede depende de él, que el ser humano no es del todo responsable porque también han influido las circunstancias, entendiendo por circunstancia todo lo que le rodea, es más digno estudiar una situación adversa desde una perspectiva responsable antes que victimizada.

Algo importante que no deja la emigración de venezolanos a otros países es la capacidad que tiene nuestros ciudadanos de adaptación, la capacidad que tiene de asumir conductas en otros países que en el suyo son incapaces de asumir, demostrando que en algunos casos es necesario a falta de convicción, coacción para que la conducta social de las personas se traduzca en respeto a las leyes, las instituciones y los conciudadanos.

El 2019 trae retos importantes, unos de los principales es el fomento y la práctica de la armonía social, aunque nos encontramos en la peor de las guerras que puede existir que no es otra que la guerra de conciudadanos, de mujeres y hombres de una misma nación, la guerra de venezolanos unas de las principales razones de nuestro subdesarrollo desde el año 1830, se debe buscar la vía diplomática para solucionar esta crisis política que tiene a la sociedad venezolanas sumergida en una crisis económica, moral y social, se debe entender principalmente en los lideres o gobernantes que nada es despreciable en la conducción de una sociedad y que toda parte es imprescindible para que funcione eficientemente el todo.

Es indudable que observar a venezolanos en el exilio exigiendo sanciones económicas y políticas para su país motivados principalmente por sus desaciertos y frustraciones por no haber logrado alcanzar el poder o sostenido en algunos casos, es un escenario verdaderamente grotesco que solo puede generar vergüenza a cualquier persona que se haga llamar verdaderamente venezolano independientemente de su ideología política.

El mayor reto que se tiene en el año 2019 es el reto económico, levantar un país que se encuentra en ruinas es un trabajo titánico y que no abarca exclusivamente al Estado sino a todos, comenzar este proceso es inicialmente un acto de voluntad política que debe seguir de acciones verdaderamente valientes, evolucionar de una economía rentística a una productiva no es un proceso únicamente económico sino cultural ya que desde 1914 hemos vivido en la ilusión de vivir en un país “rico” aunque no produzcamos nada, transformar la economía local de importadora a productora no es un proceso rápido ni sencillo ya que no es solo producir es generar las condiciones para que exista producción y que la misma perdure en el tiempo. Convencido estoy que las soluciones a nuestra problemática deben provenir de nosotros mismos no de otras tierras, instituciones o sociedades, en todo divorcio existe una manera armoniosa de solucionar la disolución del convenio conyugal cuando ambas partes están convencida de que no existe amor entre ambos pero si prevalece el amor a los hijos y a su armonía, en este escenario no se evidencia el egocentrismo que existe cuando el divorcio es presidido por una autoridad que es necesaria cuando el odio, el ego y la enemistad domina a ambas o a algunas de las partes que se divorcia. Es necesario pedir o exigir que aunque estamos experimentando actualmente un divorcio político entre derecha e izquierda, prevalezca en la resolución del conflicto el amor a la patria y a sus hijos los venezolanos.

En el gobierno como en el cuerpo humano, las enfermedades más grave proceden de la cabeza”.

Plinio el Joven

Ignacio Buznego Escobar

Fundación Sumando para el Futuro

Síguenos en las redes sociales

Instagram @fundacionsumandoparaelfuturo

Twitter @FundSumandoPEF

Facebook Fundacionsumandoparaelfuturo

Sumando hacemos más…

Categorías Opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.