Macroterrorismo Económico, Golpe y Nicolás Maduro

Hace muy escasos días, el presidente Nicolás Maduro, con suma delicadeza, pero de manera muy clara, se dirigió a la crema y nata de la llamada dirigencia de los trabajadores venezolanos y les pidió que le gustaría verlos en las calles defendiendo al Pueblo y enfrentando de manera organizada, la guerra económica. Al mismo tiempo, el Presidente, hizo, efectívamente, lo que la mayoría de los venezolanos reclamaba con indignación y que muchos nos atrevimos a solicitar, no con menos molestia: Nicolás Maduro estaba profundizando medidas de la “Operación Manos de Papel” y estaba haciendo justicia, como una revancha justa que el Pueblo, en su mayoría, sintió con sumo gozo, de donde, empezó a decir, como lo vi y escuché de un viejo y una muchacha, entre sorna y placer: “¡Vamos Nico, vamos Nico!”. Muy bien.

Aún con todo el esfuerzo del presidente Nicolás Maduro y de los duros golpes al macroterrorismo económico que el vicepresidente Tareck El Aissami ha anunciado, siguió la sangría económica: aumentaron estrambóticamente los precios de alimentos, productos y servicios; los choferes de autobús aumentaron los pasajes y llenan maletas de billetes que entregan a sus peluches para la reventa al 200% y el contrabando de éstos en paso hacia Colombia; los bancos aumentaron los montos de las tarjetas de crédito sólo a los escuálidos, mientras que a los identificados como chavistas, nos dejaron las tarjetas de crédito en cincuenta mil bolívares, ciento cincuenta, etc., cual segregación bancaria que, al parecer, nadie de la Superintendencia de Bancos, ha visto; los dueños de supermercados y de farmacias, aumentaron los precios al seis mil por ci8ento (6000%), escondieron alimentos y medicinas de primera necesidad y ralentizaron la entrega y venta, en aumento gradual, hasta el próximo veinte (20) de mayo, día de las elecciones presidenciales. En fin, se dio la millonización de cada alimento y producto, en menos de setenta y dos (72) horas, con el celestinaje y la vagabundería de absolutamente, todas y todos los delincuentes miembros de la llamada SUNDDE.

El caso es, que desde el momento en el que el presidente Nicolás Maduro, llamó la atención a dicha dirigencia y a nosotros, como Pueblo empoderado, nada ha pasado de nuestra parte, sino que seguimos aniñados y comportándonos como la Caperucita porno frente al ladrón, que nos ha arruinado con su especulación, al detal y la mayor, con aquello del: “Aaay lobo, me quieres comer. Dale pues”.

Por otra parte, en medio de esta campaña de la Patria contra el Imperio estadounidense, el pastor Javier Bertucci se quitó la máscara y anunció que se fue a donde los gringos a pedirles ayuda y a entregarse a ellos, mientras que Henry Falcón, no solo anuncia lo mismo, sino que, además, como para ganarle al pastor de guisos, en rastacuerismo protoimperial, ha asumido como bandera mediática, la llamada “dolarización de la economía venezolana, lo que significa que los candidatos de la oposición, desde sus oposicionismos de varios ropajes, están entregándose al pornopuritano y retroconservador, a sabiendas de su derrota electoral, pero abonando el camino golpista y de incursión armada que Julio Borges, como maricón de campo, viene liderando, aunque sepa que el gobierno de transición lo presidirá Henry Ramos Allup y su aporofóbica y cacofóbica primera combatiente, Lady Di, Dagostino.

Pues bien, la hora del revanchismo contra los ladrones y usureros ha llegado y si es, únicamente, con Nicolás Maduro, podremos asistir y ser, no solo testigos, ni caperucitas porno, sino protagonistas del cambio hacia las nueva relaciones sociales de producción, del terrorista capitalismo neoliberal, hacia un socialismo que enriquezca a cada uno de los venezolanos, a partir de una ec9nomía productiva sana. Ya la derecha mostró sus garras. ¡Vamos Nico!.

NOTAS NECESARIAS:

1. En la bucólica ciudad de El Vigía, (no Vigía), en el Estado Mérida, hay una emisora radial FM que anuncia como propaganda tentadora el latrocinio con los billetes venezolanos e invita a llevarlos hasta Colombia, a sus casas de cambio. Pero, parece que hay sordos, mudos y mochos, que con cinismo dicen apoyar la revolución chavista y a Nico, pero se lucran de este guiso.

2. Es importante desenmascarar la mentira y hacer que el Presidente Nicolás Maduro y el Vicepresidente Ejecutivo, se enteren que las llamada plantas termoeléctricas, reinauguradas, no sirven y lo que se mostró fueron unos cajones vacíos, sinque se repusiera ni un amperio de corriente o energía eléctrica, como para encender una linterna. El Pueblo merideño está mucho más que irritado, porque los cortes de energía eléctrica se suceden diariamente y duran hasta más de veinticuat4ro (24) horas. Reto a que los responsables de que esto no suceda, me desmientan públicamente. Hagamos que el Presidente y el Vicepresidente se enteren de esta estafa. Ellos sabrán qué hacer al respecto.

3. Y como si fuesen pocas las desgracias que se ciernen sobre Mérida, el Gobernador y el alcalde de la ciudad capital siguen en el complot, del caos, sucio, basura, delincuencia y, por la vía de los hechos, desconocen a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), con la anuencia de la jueza rectora y, a la vez, jueza de control. Que me desmientan, pues. Ojalá, el Magistrado Maikel Moreno se enterase y tomase las medidas urgentes, al respecto. Parece que a mis paisanos, merideños, sólo les queda el amparo del Protector Jehyson Guzmán y del Capulín Colorado, mientras que Ejido parece Territorio Liberado del terrorismo de la derecha ladrona y golpista, aunque el bachaqueo, tráfico y control de las mafias colombianas, se percibe desde La Parroquia o Santiago de la Punta, pasando por la plaza de Montalbán y la iglesia matriz de Ejido, el Mercado de Mayoristas de las González, hasta las casitas de los bombillitos rojos, casi llegando a Lagunillas.

4. La gente en el Estado Vargas se pregunta: ¿Por qué, en medio de tanta crisis, las bolsas y cajas de los CLAP llegan a todos los hogares, por qué hay tantas obras en ejecución y conclusión, por qué tantas viviendas dignas? Hay que emular lo bueno en el resto de los estados, aunque, en El Trébol, el tráfico de billetes por parte de los autobuseros con sus damas cómplices, para la reventa y tráfico hacia Colombia, es muy descarado, al igual que los aumentos irracionales de pasaje y las líneas de transporte trabajan en completa anarquía, sin sanción alguna por parte de la municipalidad. Pudiéramos comenzar por obligar a que los autobuseros, dos veces al día, entreguen esas masas de billetes, en cualquier agencia bancaria. Y, de no hacerlo o dejar de prestar servicio, no llevarlos presos, sino confiscarles las unidades y ponerlas a trabajar con funcionarios policiales y de la FANB.

Prof. Luis Pino

@l2pino2

Categorías Opinión