Todo es distinto al pasado y el futuro lo será también

Por Rodrigo de Castilla

El chavismo como lo conocemos en la actualidad esta boqueando sostenido solo por la torpeza de la oposición y la excepcional habilidad de Nicolás Maduro, pero, puede seguir así por mucho tiempo más. La política no solo es distinta por el papel confusionista que realizan las Redes Sociales que impide tener una percepción real, objetiva de la compleja realidad generada por la globalización y el poder.

La sociedad de la información o “El advenimiento de la sociedad post-industrial”, también “Sociedad del Conocimiento” y últimamente el de “Sociedad Red” que amplio más la brecha entre las naciones desarrolladas y las del llamado Tercer Mundo.

El peso de las Empresas Polar y la banca han adquirido un poder real muy grande/inmenso en estos últimos 18 años.

Las actividades ilícitas como el contrabando de extracción se ha convertido en un estado dentro del estado, llegando manejar más de 20.000 /25.000 millones de dólares en esta actividad nociva para la economía del país, generando a su alrededor alianzas (secretas) entre connotados líderes opositores, altos militares, altos dirigentes chavistas, dueños de medios de comunicación y empresarios que han tejido una estructura difícil de erradicar, muy poderosa enredando la actividad política de una manera que es difícil desenredar/entender.

DISMINUCIÓN DEL PODER PRESIDENCIAL

El poder político es la lógica del ejercicio de las funciones por parte de las personas que ocupan un cargo representativo dentro del gobierno. Generalmente, éste influye en el comportamiento, ya sea en pensamiento o en el actuar de una sociedad.” Hoy en día son los banqueros, importadores oficiales o privados se han homogenizados e imponen comportamientos, costumbres y hasta valoraciones políticas.

Hoy en día el poder real del presidente de la República se ha reducido notablemente, una cosa es lo que decide y otra es la que se cumple.

Eso comenzó a notarse, evidenciarse con la defenestración del Presidente Carlos Andrés Pérez en un juicio amañado en 1993.

El Presidente de la Republica es “poderoso” en la conservación del Statu quo pero muy débil si quiere cambiar ese Statu quo. La autonomía de los poderes económicos e intitucionales en Venezuela en asuntos económicos, el entramado de corrupción es grande, poderoso. Tienen vida propia, sus propios códigos y leyes.

Categorías Opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.